¿Cómo cumplir un objetivo? Dos trucos infalibles

Os he mencionado en más de un post, lo importante que es tener un objetivo, una ilusión…algo que hacer. Si es más de uno, mejor. Pero si eres de las que se pasa el día en el sofá, mejor empezar con uno solo, para no saturar.

Si lo que os cuesta es sobretodo el empezar a poneros a hacer algo, como me pasa a mi, he encontrado un método que me funciona para cumplir objetivos.

Muchos dicen que el secreto de cumplir un propósito es la constancia, y hay parte de verdad en esto. Pero ellos proponen ponerte todos los días a una misma hora y un tiempo determinado, siempre el mismo, no importa lo que pase, etc. Pero a mi eso no me ha funcionado. No me gusta sentir algo como una rutina porque lo siento como una obligación, como un trabajo y me acaba aburriendo. Pero si dejo de hacerlo como una rutina a hacerlo sólo cuando me venga la inspiración divina, aquello se alarga en el tiempo demasiado y al final me frustro también.

A parte de eso, pensar en muy largo plazo me agobia. Soy muy impulsiva y me gusta que las cosas salgan a la primera o como mucho a la segunda. Esa capacidad de sacrificio y esfuerzo de intentarlo una y otra vez no la tengo, porque me canso antes de que pase, se me quitan las ganas y lo abandono. Pensar que voy a tardar en terminar algo en x meses me desanima porque lo veo muy lejano.

Entonces, ¿qué hago?

1.- Trabajar por semanas

Para empezar me acerco la meta. Yo trabajo por semanas. Me resulta más fácil pensar en la meta de una semana que dentro de tres o cuatro meses, porque para entonces ya se me ha ido esa ilusión o esa impulsividad con que yo hago las cosas. “Se me acaba el fuelle”, por así decirlo. Dividiendo ese objetivo en pequeñas metas semanales controlo esa impulsividad, de manera que no me sobreesfuerzo en hacer algo un día y luego lo dejo, si no que controlo esas ganas del principio y las voy soltando poco a poco. Como si estuvieras debajo del agua buceando, si sueltas todo el aire de una vez, enseguida tienes que subir a la superficie a respirar, pero si puedes dosificar ese aire, aguantarás más y llegarás más lejos.

Tan importante es empezar a hacer algo como mantener esa constancia. Y como estoy centrada en cumplir esas metas semanales, no me paro a pensar cuándo acabaré. Sólo estoy contenta porque siento que estoy cumpliendo esos objetivos semanales y veo que avanzo con cierta constancia.

2.- Establecer metas fáciles de alcanzar

Eso es una cosa que me ayuda muchísimo, pero hay otra igual de importante. Esa meta que me pongo a la semana, la establezco conociéndome a mi misma y poniéndome una meta que me sea muy fácil de conseguir. Porque si es más alta de lo que puedo, aunque sea un poco, puede que las dos primeras o tres primeras semanas lo haga, pero llegará una semana que no lo haré, y entonces empieza la cuesta abajo porque “bueno, si la semana pasada no lo hice, que más da otra más” o “bueno ahora no, pero a partir del mes que viene ya me vuelvo a poner semanalmente”, etc. Entonces me pongo metas que a lo mejor para otra persona serían ridículas y a lo mejor incluso no le resulten estimulantes, pero a mi me pasa al contrario. Me anima a cumplirlas porque sé que las alcanzo rápido, y así me quito de la cabeza esa vocecita fastidiosa que te dice “deberías hacer esto en vez de estar viendo una película o tirada en el sofá”. Y la mayoría de las veces sobrepaso esa meta (ya os digo que es muy pequeña”) así que me siento muy bien conmigo misma por haber superado la expectativa. Y si alguna semana estoy menos animada o no me apetece tanto, hago simplemente la meta marcada para “cubrir expediente” y listo, me sigo sin sentir mal porque he hecho mi meta semanal.

Por ejemplo, con este blog, podría haber decidido hacer dos o tres post semanales, pero desde el principio elegí hacer uno sólo porque me conozco. Han pasado cuatro meses desde que lo lancé y no he fallado ni un solo Lunes. Igualmente me gusta analizar películas, y como siempre, un día me puse y analicé 20 minutos y llevo muchísimos meses sin avanzar en eso, así que he decidido hacer lo mismo. Me he puesto de objetivo analizar 15minutos de película a la semana, y de momento lo estoy cumpliendo.

¿Y vosotros tenéis otro?

¿Cómo cumplir un objetivo? Dos trucos infalibles
* indicates required

Deja un comentario