La importancia del tiempo para una vida plena y feliz

Si hay algo que me llevo de Londres es lo claro que me ha quedado la importancia de tener tiempo libre y lo que hacer con él. Para mi ha sido un nuevo estilo de vida, luego más adelante explico por qué digo esto. Como esta ciudad es tan cambiante, he tenido jornadas laborales más largas y más cortas, y sé la diferencia que supone tener más tiempo libre a no tenerlo.

En esta cultura donde está tan implantado el dinero, escribo este post para que reflexionemos si verdaderamente eso está por encima de tu vida, que al fin y al cabo es tu tiempo, y te doy algunos consejos sobre cómo ir ganando ese preciado tan valioso que a veces dejamos descuidado. Y si te convenzo lo suficiente puede que pases de preguntar ¿Cuánto ganas? A preguntar ¿Cuánto tiempo libre tienes? 😉

1. ¿Por qué es tan importante el tiempo?

La respuesta a esto es muy simple el dinero se puede ganar, el tiempo no. El tiempo es lo único que pasa y no vuelve. Puedes tomar decisiones que sean equivocadas y rectificar, puedes tener más conocimientos o habilidades en lo que sea si te lo propones, pero el tiempo por mucho que sepas o por mucho que tengas no vuelve.

Lo bueno del tiempo es que, a priori, todos nacemos con él, da igual lo ricos o pobres que seamos. Somos nosotros los que con nuestras decisiones vamos ocupándolo. Por esto es de vital importancia seleccionar en qué quieres emplear ese preciado tiempo que te ha sido regalado.

2. ¿Cómo ahorrar tiempo en las tareas del día a día?

Vale, el tiempo es importante. Pero también lo es una buena vida y sana. Si comes pizza porque es muy rápido de hacer, te vas a hacer daño a la larga en tu cuerpo, y tu tiempo se acortará más tarde o más temprano por las enfermedades que supone no tener una vida saludable.

Así que, hay que buscar un balance que te permita dedicarle un tiempo a esas tareas más pesadas pero que sea el mínimo posible.

Por ejemplo, a la hora de cocinar haz grandes cantidades, de manera que se pueda congelar o te dure para varios días. De esta manera si un día llegas cansado y no te apetece lo único que tienes que hacer es abrir el congelador y descongelar lo que te apetezca.

En cuanto a la limpieza, no hay otro secreto que tener pocas cosas y ensuciar poco. Cuanta menos ropa tengas menos tiempo tendrás que dedicar a limpiarla, plancharla y ordenarla. Lo mismo con los elementos decorativos. Si tu estantería está llena de cosas, limpiar el polvo va a ser mucho más pesado que si optamos por tenerla libre. Y si cuando llegues a casa, en vez de dejar el abrigo de cualquier manera, lo dejas en su sitio, te será mucho más fácil mantener un orden en casa (esto sé que cuesta muchísimo, yo soy muy desordenada también, pero piensa que es algo que te cuesta un minuto o menos y hace que tu casa se vea mejor y no tengas que pegarte una paliza un día a recoger todo).

Truco de limpieza y orden

Selecciona las cosas que realmente quieres tener y deshazte de lo que ya no te guste o ya no te sirva.

Esto no es más que el famoso método Marie Kondo que tanto está de moda ahora. Si no sabes lo que es, te dejo su libro y vídeos para que te vayas enterando. Es muy radical en algunas cosas, pero está bien leerlo para aplicar las cosas a tu manera y a tu estilo de vida.

3. El tiempo en el trabajo

Nos guste o no pertenecemos a una sociedad capitalista, con sus cosas buenas y sus cosas malas. Lo malo es que para todo se necesita dinero, lo que nos hace necesitar un trabajo, que yo diría que es el 90% del problema de la infelicidad en el mundo.

Desde que tengo memoria todos me han dicho que me tenía que buscar un trabajo que me haga feliz para que “no tengas que trabajar en toda tu vida”. Basándose en que si te gusta y te hace feliz, no lo sentirás como trabajo. Pero no han tenido en cuenta que en la vida no es todo como uno quiere, que todo tiene su lado malo, y yo aún no he encontrado nada que me motive lo suficiente para dedicarle 40 horas a la semana (lo digo porque es la jornada laboral completa por ley en España). Porque en todos los trabajos del mundo tienes que soportar a un jefe, sea el que sea (si eres autónomo, tu jefe será el cliente) y porque todos los trabajos tienen algo malo que con el paso de los años va quemando y quemando aún más.

En Londres he tenido la oportunidad de probar diferentes turnos en el trabajo y resulta que trabajando 8 horas 3 días a la semana en una tienda (que nada tenía que ver con lo que yo me había planteado como mi trabajo ideal) he sido más feliz y he hecho muchísimas más cosas en mi tiempo libre que trabajando 5 días en España de algo que más o menos tenía que ver con lo que había estudiado (no era exactamente pero se acercaba bastante más que la tienda).

Esto ha hecho que cambie mi modo de pensar, para mi una jornada laboral de 40 horas queda descartada sea del trabajo que sea. Y más cuando implica una rutina, de x días x horas todos los días lo mismo. Eso acaba con la cabeza de cualquiera. Llegas de trabajar sin ganas, sin ilusiones, simplemente pensando que al día siguiente te toca otra vez más de lo mismo.

Yo prefiero mil veces un trabajo que me deje mucho tiempo libre, aunque gane menos que con uno de 40, y bajar mi nivel de vida. Y ese tiempo libre dedicarlo a mi pareja, a mi familia, a mi misma, a mis aficiones…a vivir.

A la hora de elegir un trabajo, no dejes de calcular lo que ganas por hora y el tiempo libre que te deja. El trabajo con el que más ganes y más tiempo te deje, ese será tu caballo ganador.

4. El tiempo como valor: reduce tu nivel de vida.

Deja de pensar en el tiempo como los minutos y los segundos. Calcula lo que ganas a la hora y cuando vayas a comprar algo reflexiona cuánto tiempo te ha costado ganar el dinero para comprar eso que tienes en la mano. ¿De verdad piensas que esa camiseta vale un día o una hora de tu tiempo? Si es que sí, adelante. Si es que no, es que quizá era algo innecesario.

Esto se aplica no sólo a lo que compramos, sino a nuestro estilo de vida. El lugar donde vivamos, lo lejos que esté del trabajo, si seleccionamos ir en coche o en transporte público…todo hará que al final de mes necesites más o menos dinero. Cuanto más barata sea la vida (alquiler, compra, transporte, etc) y menos cosas necesites, menos te hará falta a final de mes, lo que te dará más libertad.

Piensa en las cosas que te hacen felices e invierte en ellas, ¿Qué prefieres viajar o comprar un coche? ¿Comer en un restaurante 5 estrellas o un ordenador nuevo? No hay respuestas malas ni buenas, se trata simplemente de hacer una selección. Cuantas menos cosas necesites para ser feliz, menos tiempo tendrás que dedicar a ganar el dinero para ellas.

Pero ojo, no se trata de ser un tacaño, no comas una zanahoria si lo que te apetece es un buen filete. Porque al final con la zanahoria vas a estar amargado y pensando en lo rico que estaría el filete. Si inviertes bien en lo que quieres, no estarás anhelando nada porque ya tienes lo que te hace feliz.

5. Tiempo para relacionarse

Como ya hemos dicho, el tiempo es algo caduco. Entonces igual que seleccionas bien en qué gastas el dinero para no tener que trabajar conseguirlo, ¿Por qué no seleccionar tus amistades? (la familia o los compañeros de trabajo ya es más complicado) Si esa persona te hace sentir mal de alguna manera, siempre acabáis discutiendo o sólo te aporta cosas negativas, aléjate. Es un tiempo precioso que podrías dedicar a otra persona por la que sí sientas afecto o a ti mismo.

6. Tiempo a uno mismo

El punto anterior, me lleva a este. Diría que el más olvidado y el más importante. Es muy bonito estar con la familia y los amigos, pero con la persona que tienes que contar es contigo. Porque el secreto de todo esto, es que si no te encuentras bien contigo mismo, da igual lo que tengas y da igual con quien estés, nunca vas a estar satisfecho.

  • Cuida tu cuerpo

Sólo tenemos un cuerpo y no lo podemos cambiar, porque si lo hicieras ya no serías tú. Acéptate con tus virtudes y tus defectos, aliméntate bien y haz algo de ejercicio.

  • Cuida tu mente

Ya lo decían los griegos “Mente sana en cuerpo sano”. Párate un tiempo a reflexionar, en qué punto estás en tu vida, en si eres feliz, si hay algo que desearías cambiar…pero también nútrela. La mente, al igual que el cuerpo, necesita actividad. Lee novelas o temas que te interesen, aprende algo nuevo, escribe, pinta, colorea…lo que sea, pero mantén activo ese motor tan importante en nosotros. Hablo de la mente y el conocimiento mucho más extensamente en este otro post.

¿Y tú qué piensas de todo esto? ¿Tienes mucho tiempo libre? ¿En qué lo empleas? No dudes en ponerlo en comentarios. Y si te ha encantado el post, pues no seas egoísta y compártelo 😉

La importancia del tiempo para una vida plena y feliz
* indicates required

1 comentarios

Gracias por los post que escribes. Cuando los leo me gustan, pero además a veces me sirven de guía o inspiración cuando reflexiono sobre mi vida.

Deja un comentario